Kiwihouse se compone de un grupo de profesionales de diferentes ámbitos,  pero con una cosa en común… Comparten la pasión por el gran juego de rugby. Son fanáticos, entrenadores, ex jugadores, proveedores y líderes de opinión y nunca se  conforman con menos de lo mejor.
El reto del proyecto consistía en dar a conocer el campamento de Rugby en Madrid y que los alumnos pudieran inscribirse y pagar su matrícula a través de la web.

Nos pusimos a trabajar y a preparar un diseño atractivo y único, haciendo incapié en la experiencia de usuario.

Desarrollamos la estrategia con el cliente usando la metodología agile y los resultados no tardaron en llegar: agotaron las plazas del campamento en tan sólo 3 días.