Quijote Bar es una abacería donde ofrecen el más exquisito producto de la tierra cuidando al detalle la elaboración y emplatado de sus tapas. Productos 100% frescos y naturales de huertas ecológicas y la mejor selección de quesos y chacinas ibéricas componen su variada oferta gastronómica.

Desde el primer encuentro con el cliente, nos dimos cuenta de que Quijote Bar tenía un gran reto por delante: dar visibilidad y presencia en internet a un negocio con una imagen muy tradicional, pero ¿quién dijo que lo moderno y lo clásico no pueden ir de la mano?

Nos pusimos a trabajar y diseñamos una estrategia completa que incluía: una web moderna, pero sin perder su sello de identidad tradicional y una presencia en redes sociales enfocada y dirigida a su cliente objetivo. Asimismo, también nos hicimos cargo del diseño de su carta, de manera que esta resultara atractiva, intuitiva y moderna.

En la web teníamos claro que mostrar y que resaltar y eso sin duda eran sus platos y la especialidad de la casa. Con una apariencia estructurada y muy visual, plasmamos su carta, de forma que esto se convirtiera en un punto de atracción no sólo para lo más foodies, sino también para aquellos que buscan picar algo en un ambiente agradable.

En las redes sociales diseñamos una estrategia no sólo enfocada en dar a conocer el sitio en general, sino también en hacer de Quijote Bar un punto de afterwork, debido a las numerosas oficinas de los alrededores. El cliente asiduo de Quijote Bar es también aquel que le gusta tomar una cerveza o una copa de vino picando lo de siempre, con alimentos de calidad, pero en un ambiente cotidiano, rodeado de los suyos y en lugar emblemático como es el centro de Sevilla. Por tanto, nuestra estrategia también tenía que ir dirigida a ellos y no sólo a atraerlos, sino también a fidelizarlos.